¿Por qué el branding es importante en marketing?

La marca se define como un nombre, eslogan, signo, símbolo o diseño, o una combinación de estos elementos que distinguen un producto o servicio de otro y con una buen  consultoría en branding la marca de un producto o servicio lo diferenciara de la competencia. La percepción que tiene un consumidor cuando escucha o piensa en el nombre, servicio o producto de su empresa será rápidamente identificado.

 

¿Qué debe hacer una marca?

La marca no se trata solo de lograr que su mercado objetivo lo seleccione por encima de la competencia. También se trata de lograr que sus prospectos lo vean como el único proveedor de una solución a su problema o necesidad. En su esencia, la marca es un solucionador de problemas.

 

Los objetivos que una buena marca logrará incluyen:

 

Claramente entregar un mensaje.

Confirma tu credibilidad en el mercado.

Conecte emocionalmente a sus clientes potenciales con su producto o servicio.

Motivar al comprador para realizar una compra.

Crea la bala mágica de la lealtad del usuario.

Marca y comprensión de su cliente

Para tener éxito en la marca, debe comprender las necesidades y deseos de sus clientes actuales y potenciales. Puede lograr esto integrando sus estrategias de marca en toda su empresa en todos los puntos de contacto público. Piense en el branding como si su empresa u organización fuera una persona viva que respira. Imagine a esta persona explicando quiénes son, por qué son valiosos y qué tienen específicamente para ofrecer.

 

A medida que los consumidores comiencen a identificarse con usted, su marca vivirá en los corazones y las mentes de los clientes, clientes y prospectos, y se conectará en un nivel emocional.

 

La importancia de la marca y las 3 preguntas clave

Su marca es la fuente de una promesa para su consumidor. Si se está facturando a sí mismo como el fabricante de la bombilla de mayor duración, su marca tiene que estar a la altura.

 

Al desarrollar un plan de marketing estratégico, su marca sirve como una guía para comprender el propósito de sus objetivos comerciales clave. Le permite alinear un plan de marketing con esos objetivos y cumplir con la estrategia general. Y recuerde, la efectividad de una marca no ocurre solo antes de la compra, la experiencia de la marca tiene que durar para crear lealtad a la marca. En otras palabras, ¿el producto o servicio funcionó como se esperaba? ¿Fue la calidad tan buena como la prometida o mejor? ¿Cómo se experimentó el servicio?

 

Si puede obtener respuestas positivas a estas tres preguntas, ha creado un cliente leal.

 

Más allá de los clientes leales

La marca no solo crea clientes leales, sino que también crea empleados leales. Una marca de calidad le da a la gente algo en lo que creer, algo que respaldar. Ayuda a los empleados a comprender el propósito de la organización para la que trabajan. Sienten que son parte de algo importante y no solo un engranaje en una rueda.

 

Una lista de verificación básica para evaluar su marca

La pregunta es, ¿cómo sabe si su marca es lo suficientemente fuerte como para darle el valor interno y externo que necesita en sus esfuerzos de marketing? Comience preguntándose lo siguiente:

 

¿Mi marca se relaciona con mi público objetivo? ¿Se “entenderán” al instante sin pensarlo demasiado?

¿Mi marca comparte la singularidad de lo que ofrezco y por qué es importante?

¿Refleja la promesa de marca hecha a mi público objetivo y mantiene el valor para mi público interno?

¿Mi marca refleja los valores que quiero representar para mis clientes?

Deje que estas preguntas sirvan de guía en el desarrollo de su marca. Si no está seguro acerca de las respuestas, puede renovar su esfuerzo de marca. Una marca debe ser un momento instantáneo de “ah-ha”, debe requerir muy poca reflexión.